ELECTROTERAPIA

La electroterapia es una técnica que consiste en la aplicación de una corriente eléctrica mediante electrodos adheridos a la piel, para obtener diferentes objetivos. Dentro de la electroterapia podemos distinguir dos grandes objetivos:
     – Electroanalgesia.
     – Electroestimulación.

El tipo de corriente más empleado en la electroanalgesia es el TENS, que consiste en la inhibición del dolor, tanto agudo como crónico, a través de una estimulación nerviosa transcutánea, es decir, a través de la piel. Este tipo de corrientes es muy útil es patologías neurálgicas (por ejemplo, ciática), musculares y articulares (por ejemplo, artrosis).

En cuanto a la electroestimulación, se emplean otro tipo de corrientes distintas a las empleadas en la electroanalgesia. Este tipo de corrientes consiguen una contracción muscular, gracias a un impulso eléctrico, mucho mayor que la contracción muscular que podemos conseguir de manera voluntaria. Por este motivo, es una técnica muy eficaz a la hora de fortalecer de manera óptima un músculo o grupo muscular.