PUNCIÓN SECA

La Punción Seca es una técnica muy eficaz para el tratamiento de las contracturas musculares, a través de la inactivación de los Puntos Gatillo Miofasciales (PGM).

Los PGM, definidos de forma simple, son las zonas donde un tejido muscular está más contracturado, de forma que no le llegan los nutrientes suficientes y, por lo tanto, reproduce síntomas como la hipersensibilidad al tacto, el dolor localizado e, incluso, el dolor referido.

El objetivo es tratar estos PGM mediante la introducción de una aguja, normalmente de acupuntura. Existen diferentes técnicas de punción seca, pero todas tienen la característica común de no introducir ninguna sustancia al organismo, lo que las diferencia de otras técnicas invasivas en las que se infiltra alguna sustancia, como anestésicos locales, AINES, etc.

Esto hace que el Sistema Nervioso Central comience un proceso de regeneración de este músculo dañado de forma que llegan más nutrientes. Esto consigue que el músculo se relaje y desaparezcan los síntomas que estaba produciendo.

Sabemos que la técnica ha sido efectiva cuando conseguimos una respuesta de espasmo local, que es una contracción involuntaria del músculo. Una vez conseguidas varias respuestas de espasmo local podemos decir que la técnica ha concluida con éxito.