ULTRASONIDO

El ultrasonido es una forma de energía proveniente de las vibraciones mecánicas, que se propaga en forma de ondas de compresión longitudinal.

Dependiendo de su frecuencia, podemos distinguir ultrasonido de alta frecuencia (3 MHz) o de baja frecuencia (1 MHz). El ultrasonido de alta frecuencia es empleado para tratamientos más superficiales, mientras que el de baja frecuencia, por su mayor capacidad de penetración, se emplea en tratamientos profundos.

Por otro lado, también podemos distinguir el ultrasonido continuo, utilizado como termoterapia profunda en estructuras tendinosas y musculares; y el ultrasonido pulsátil, indicado en procesos agudos e inflamatorios por sus efectos positivos sobre la inflamación, el dolor y el edema.

Entre los efectos del ultrasonido sobre el organismo, podemos destacar los siguientes:
     – Produce un micromasaje celular.
     – Aumenta la permeabilidad de la membrana.
     – Favorece la relajación muscular.
     – Reduce el dolor.
     – Acelera el proceso de regeneración tisular.